De vicente y la contradicción.

Your awesome Tagline

0 notas

Del mar, de la vida y de ti.

El mar estaba en ti, habitaba en cada uno de tus movimientos. 
La rabia y la calma, tu extraño gusto por correr de la pasividad que conlleva las conductas neutras.
Tu colección de aromas, tu vista hermosa con la que acompañaba mi primera vista del día, aquella con la que saboreaba el café en ese momento de superación del letargo matutino.
Tu frío terrible y mi conocimiento, siempre inacabado, de ti.

Tú como estancia de niño en verano, tú como refugio de joven desesperado.

Incalculables veces quise arrancar de ti y tu capacidad destructiva, incalculables veces volví, siempre arrepentido a contemplar tu vida inmensa.

'En ti habita la vida, pero por sobre todo habita la muerte' decía el poeta, tú como paraje donde las ausencias de encuentran para siempre.

0 notas

y dónde estás, dónde has ido a para? que se hizo de tu sombrerito gris?. Hoy ocupas un lugar más de acuerdo con tu alcurnia en la recoleta.

2 notas

churumbelico:

Por ti cambio al pequeño nicolás por Nietzsche , el diario de una pasión por eraserhead y pulp fiction, la leche de almendras por coca cola y iron and wine por the smiths . Entre otras niño golondrina.

0 notas

Todo once tiene su trece.

Nunca supe que esto iba en serio, nunca supe que el asco a la vida podía llegar a tal punto que un abrazo, cariño o sonrisa perdía todo sentido, creo que nunca entenderé cómo semejante monumento a la vida la despreciaba tanto. Tus risas y tus momentos no se borran,  El sentido de las cosas se construyen, ya no desde lo político u económico, el sentido de las cosas se construyen en ese vaivén de alegrías y tristezas que constituyen la existencia humana. No existen hoy culpables o instigadores, hoy existe un puñado de gente que tiene que continuar, por grandeza o cabardía, en este espectàculo maquiavélico, pero tambièn hermoso, hermoso como tú.

0 notas

De todo y de mí.

Momentos, espacios vacios, monumento a la menos preciada soledad. Esto no viene a ser una reproducción de mí, sino de lo que quiero ser, no tomaré esto como diario de vida, sino como un amigo capaz de entender, de escuchar y que me conozca tal cual, no ese conocer genérico marcado por las reglas de conductas occidentales, sino ese conocer bizarro, nada de pulcro, pero lleno de ganas de vivir, ese uo que entiende perfectamente que la vida tiene que ser una novela que sea lo suficientemente buena como para que valga la pena narrarla, ese yo.

0 notas

sin mucha elección
y casi sin quererlo,
él era un joven
a bordo de un autobús
que cruzaba Carolina del Norte
rumbo a
algún lugar
y empezó a nevar
y el autobús paró
en un café
sobre las colinas y
los pasajeros
entraron.
él se sentó en el mostrador
con los demás,
pidió y le
trajeron su comida,
que estaba particularmente buena
lo mismo que el café.
la camarera no era
como las mujeres que él
había conocido.
no se hacía la interesante,
un humor natural emanaba
de ella.
el cocinero decía
cosas locas.
el lavacopas,
atrás,
se reía
con una risa
limpia
y placentera.
el joven miraba
la nieve a través de las
ventanas.
quería quedarse
en ese café
para siempre.
un curioso sentimiento
lo inundó :
que todo
era
bello
ahí,
que todo permanecería
siempre bello
ahí.
entonces el chofer
avisó a los pasajeros
que ya era tiempo de irse.
el joven
pensó, me voy a quedar
aquí, me voy a quedar aquí.
pero
se levantó y siguió a
los otros hasta
el autobús.
encontró su asiento
y miró el café
por la ventanillas.
el autobús arrancó,
dobló una curva,
y fue camino abajo,
alejándose de las colinas.
el joven
miraba
hacia adelante.
los otros pasajeros
charlaban de otras cosas
leían
o
intentaban
dormir.
no se habían dado cuenta
de la magia.
el joven
puso su cabeza
contra el asiento,
cerró los ojos,
fingió
dormir.
nada quedaba
sólo escuchar el
sonido
del motor,
el sonido de las
ruedas
en la nieve.
Nirvana. Charles bukowski.